domingo, 19 de junio de 2011

Instalación de pozos

Tan pronto fue abandonado, empezó su manía de cavar un agujero. Concibió un pozo profundo y lo instaló en el medio de la víscera de sus sentimientos. Me dijo que era «por si decide volver… o por si llega alguien nuevo». Lo que nunca me dijo fue si pensaba refrescar con las aguas del pozo a la persona que llegue o, por el contrario, tirarla a lo profundo. Mientras tanto, el agujero sigue allí, hondo, muy hondo… esperando.


4 comentarios:

Deivi a.k.a El Escribidor dijo...

Este cuento es tan profundo como ese hoyo en el corazón.

Yuan dijo...

Iré buscando un equipo de buceo, por si acaso...
Abrazo!

Con tinta violeta dijo...

Profundo es poco, ja! Yuan dile que deje de cavar, que puede aparecer por el otro lado (del mundo,ja,ja.
Por cierto para el año que viene anímate a participar en el vendaval de micros:
http://vendavaldemicros2011.blogspot.com/2011/06/postvendaval-el-libro-del-vendaval.html
Dicen que faltaban americanos
Besos!

Yuan dijo...

Paloma:
¿Quién sabe si en realidad lo que quería era salir por el otro lado del mundo? Je!
Estaba muy pendiente de participar en el vendaval, pero ese día se me complicó. Esperaré para el filandón.
Abrazo!