domingo, 29 de noviembre de 2009

Instrucciones para la generación de brechas

Especie de conversación oída al azar en una casa decente de la capital:
Aprendiz de padre: «¿Estás alucinado o qué? ¿Tuviste otra sobredosis?».
Uno que adolece: «¡Por fin hablas! ¡Sospechaba que se amputó tu lengua en el último recorte del presupuesto!».
Aprendiz de padre: «No seas bufón. Siempre pretendes culpabilizar al otro. No te hagas la víctima. No. El problema está en ti, en tu saturación de ruidos. Esa estridencia la noto en tus ojos».
Uno que adolece: «El problema está en ti, en tu silencio. No nos comunicamos».
Aprendiz de padre: «¡Claro que nos comunicamos! Cuando no hablo, en realidad estoy hablando. Cuando conservo el silencio, en realidad estoy comunicando. Mi silencio transmite que no hemos dejado de transmitirnos. Mi silencio, al menos, comunica la incomunicación. Tu contaminación auditiva no comunica nada».
Uno que adolece: «Si tu silencio comunica la incomunicación, como aseguras, entonces es cierto que estás comunicando. Por tanto, es correcto decir que tu silencio comunica. Pero si comunica, no puede ser incomunicación. Partiendo de tu argumento, sería más correcto afirmar que tu silencio “no comunica la incomunicación”, sino que tu silencio “comunica la no incomunicación”. Niego una verdad para resaltar otra. Tu verdad es rebatida por mi verdad. Todo esto es posible sólo cuando, en principio, acepto tu verdad, para poder objetarla».
Aprendiz de padre: «“Tu silencio comunica la no incomunicación”. Admito la sagacidad de tu versión de la verdad, afirmando una negación. Sin embargo, la “no incomunicación” es una negación de negación, por tanto se anula esa verdad. Lo cual nos hace pensar que, al anularse, en realidad el silencio se desvanece, no existe».
Una que preadolece: «Déjense de vainas… No se hagan los filósofos. El problema está en ustedes, en su sobredosis de silencio, que preexiste… Sigan hablando».


Título del próximo cuento: VAGONES
Se posteará: domingo 6 de diciembre

7 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Que bueno Yuan, yo también he asistido no hace mucho a esas conversaciones entre padres y adolescentes. Unos sin tiempo (working all the time) y otros que en sus "teen" parecen estar autistas...
El mejor regalo, lo tuve anteayer cuando mi hija me hablaba de la familia de su (boy-friend?) novio (padre fallecido, madre religosa "radical", hermanos por varios sitios del mundo...) yo exclamé "pobre chaval" y ella me dijo: si mamá, no todos tienen una familia como la mía...bienvenida al mundo real...
Dentro de mes y medio es mi cumpleaños...pero Alguien quiso hacerme un regalo ese día por anticipado: la gratitud de un hijo...
Me gusta el texto: es real como la vida.
Have a nice week !!!
God bless you.
Paloma.

Yuan dijo...

Dear Dove:
Con tantas mutaciones, ya no sé lo que es una familia "normal".
Que Dios guarde tu familia y la gran familia aumentada que es toda la humanidad.
Have a great week!
Best,
Yuan

Con tinta violeta dijo...

Thanks Yuan...para mí "normal" es aquella en la que sus miembros, pese a la brecha generacional(que debe exixtir) se aman y aunque vivan cada uno en una punta del mundo estén siempre deseando compartir y comunicarse...Jesús dijo: así en la tierra como en el cielo...por eso la familia terrenal es una imagen de la Celestial.
Hasta pronto.
Besos Dove

cat woman dijo...

agradezco tu abrazo cibernético, esperando que no me apuñales por la esplada jeje saludos

Yuan dijo...

Hey, Dove:
Gracias por pasar siempre. Mantengámonos en comunicación, así podremos ser una "familia" normal.
Abrazo!

Cat woman:
Pues aprovecho pa enviarte otro abrazo cibernético! Y los puñales tómalos pa pelar un kiwi y hacer un juguito. :)

Laura E. dijo...

Wow... yo creo q el comentario de paloma resumiò lo que mi corazòn siente por mis padres y mi familia. Sin esos momentos de ser iguales y reìrnos los unos CON los otros no se quien hubiera sido yo.


un mega abrazo pa los tres!
Dios `ta allà y les dice que les ama!

Yuan dijo...

Laura:
No sé cómo lo hace, pero Dios tá llá también, echándole un ojo a su familia.
Un triple abrazo pa ti.