domingo, 5 de diciembre de 2010

El viajero

A Estanislao le llovía el dinero. Siempre había soñado con «turistear» en lugares exóticos. Finalmente su sueño pareció hacerse realidad. Aquella mañana, a las 3 horas con 48 minutos y 16 segundos, inició su viaje. Pasó un tiempo recorriendo las heladas estepas siberianas con algunas tribus nómadas. Luego visitó la jungla del Congo, identificando los animales que, de niño, admiraba en el zoológico. Más tarde paseó flotando sobre las islas del Pacífico, explorando nuevos arrecifes de coral. También buceó por las playas cristalinas del Caribe, contemplando un universo de peces de infinitos colores. Estuvo en el desierto de Sahara, en donde encontró el Sol con un brillo desconocido. Además, se internó en la jungla amazónica, descubriendo plantas alucinógenas.
A las 3 horas con 59 minutos y 20 segundos, exactamente a los 11 minutos y 4 segundos de haber iniciado su viaje con la maldita aguja, Estanislao se metió en un túnel, cerró sus ojos para siempre y dio por concluido ese viaje, para iniciar otro más largo o quizás más corto. Su realidad se hizo sueño.

8 comentarios:

Juan Vásquez dijo...

Héctor, trémendo cuento!; me huele a un cambio de estilo por estos lares, un cambio más narrativo o es mi mal sentido del olfato?

Felicidades Héctor.

Yuan dijo...

Hola Juan:
En realidad este relato fue escrito hace dos años. No siempre voy publicando los cuentos por orden de llegada.
Probablemente sí haya cambios de estilo.
Saludos!

Yuan

Con tinta violeta dijo...

Crudo e intenso...me colé: pensaba que estabas narrando las peripecias de un viajero cualquiera...pero ya ví que era otro viaje el emprendido. Triste, doloroso...una vida que se pierde como otras muchas ante la pasividad y los ruidos cotidianos.
Me gustó.
Abrazos!!!

Yuan dijo...

Paloma:
He visto que la vida está llena de viajes... de distintas índoles.
Que tus viajes sean de bendición!
Abrazo!

Paris dijo...

Yuan, me encanta tu estilo para escribir, todo es genial. :)
Sigue así!

Yuan dijo...

Gracias, Paris, por pasar y por tu comentario. Bienvenido a esta esquina!
Voy a tu blog para leerte.
Saludos!

cinthya rios dijo...

que hermoso relato,realmente me imaginé a estanislao en todos los lugares,pero pobre de estanislao,su capacidad de soñar dura tan poco,es triste no hacer realidad nuestros sueños y quedarnos solo en la orilla cuando podemos hecer mas

salu2 :)

Yuan dijo...

Gracias, Cinthya.
Que sueñes mucho en esta Navidad!