domingo, 3 de enero de 2010

Sospecha

Hacía cuatro meses que Juan Manuel empezó su catecismo. En la parroquia elegantemente engalanada, él y otros 34 niños de su colegio, aprovechando el inicio del año, recibieron su Primera Comunión. La ceremonia estuvo cargada de símbolos. El ambiente era festivo y de mucha espiritualidad. La homilía fue motivadora; las oraciones, inspiradas; las canciones, alegres; los agradecimientos, emotivos.
Terminada la liturgia, cada niño se marchó con sus padres a sus respectivos lugares de celebración: restaurantes, plazas de juegos, parques recreativos… A Juan Manuel se le notaba absorto. Mientras sus amigos jugaban, él se mostraba taciturno. Pidió a sus padres que, en cuanto pudieran, lo llevaran a la casa. Ellos, pensando que su hijo estaba en algún ensimismamiento místico, rápidamente lo trasladaron de la diversión a su hogar.
Ya en la casa, el pequeño, presuroso, fue a su ordenador a navegar en internet. Con un buscador, confirmó su sospecha: «Los insectos tienen seis patas».
Esa noche, el niño no podía conciliar el sueño. Con las luces apagadas, no dejaba de tocar sus costados en busca de alguna extraña protuberancia. No cesaba de mirar su espalda, a ver si descubría alguna misteriosa luz. Por más que intentaba cerrar sus ojos para dormir, no lograba apagar en su mente la voz de la catequista que, al final de la misa, había dicho: «Espero que, desde hoy, ustedes se conviertan en 35 luciérnagas que lleven la luz a sus casas».


Título del próximo cuento: EN CINTA
Se posteará: domingo 10 de enero

7 comentarios:

Laura E. dijo...

oh wao! que manera de iniciar el año... con dos patas más para trabajar en la viña!!! el Maestro estará feliz :D

Jorge Calvo Tabar dijo...

Me encantaria ser luciernaga y que Su luz brillara en mi.
Ademas, tener dos patitas extra seria todo un espectaculo! jejejeje

Deberias poner todos esos cuentos en un libro.!!!


Palabra de Verificacion: Nousj

NO-US-J Nosotros No J, Nosotros no! :D

Con tinta violeta dijo...

ja,ja,ja. Yuan buena forma de empezar el año. La verdad es que los niños tienen eso...que pueden ser de lo mas espabilados (y uno al lado se siente dinosaurio o fósil directamente) y en otras parece que todo lo toman al pie de la letra...
Me hizo sonreír.
Besos.
Paloma.

Deivi E. dijo...

Me recordó a Kafka. De pronto fue lo que le pasó a Gregorio Samsa.

Yuan dijo...

Laura:
Me encantó verte, aunque fuera tan fugaz el encuentro... Tenía que aprovechar las ventajas de un embarazo. Jeje. ¿Será que también nos "embarazamos" de Cristo y nos salen "protuberancias" espirituales?

Jorge:
Dos patitas extras nos servirán, siempre y cuando ya estemos usando las patitas originales... porque se nos pueden atrofiar. Jeje.
Abrazo.

Paloma:
Me encanta una paloma sonriendo! Que este año te traiga muchas sonrisas, y que no se te fosilicen.
Abrazo.

Deivi:
¿Cristomorphosis?

Laura E. dijo...

jaja!... me encanta verlos siempre :D, el Señor se hace más grande cuando hay uno de sus seres pequeñitos creciendo.
No se si será un embarazo, pero hablando de protuberancias ¿podríamos tener espinillas de amor?

Yuan dijo...

Laura:
¿Será que cuando las espinillas de amor cuando están maduras se revientan de amor?
Abrazo!