domingo, 22 de febrero de 2009

Violencia doméstica

«Espero que esta vez no me joda cuando llegue a casa», pensaba ella, mientras manejaba. Estacionando el carro, presiente la mirada de él que la acecha desde la ventana. La joven abre la puerta para entrar, y él, súbitamente se le abalanza. Ella apenas le presta atención, sólo le da una fugaz caricia en la cara, para salir del paso. Él no se conforma: desea más. En sus ojos se ve que está hambriento de más. «¡Déjame tranquila!» La chica trata de ignorarlo, pero él hace caso omiso a su reclamo y la sigue por todas partes hasta la alcoba. Le toca las piernas descontroladamente. Él ya está jadeando, lamiendo la piel de ella. «No estoy para ti hoy. Estoy muy cansada.» La respuesta de él no se hizo esperar: «¡Guau!», dijo cariñosamente, mientras agitaba su rabo con fuerza, esperando su galletica de cachorrito.


Título del próximo cuento: EL ILUSIONISTA
Se posteará: domingo 1 de marzo

7 comentarios:

Patricia dijo...

¡Me encantó! ¡Qué ternura! En casa hay un especimen que me acosa cuando llego y, es verdad, hay días en que no tengo ánimo de darle mucha atención, pero trataré de ser más amigable... =)

Yuan dijo...

Hola Patricia:
Esos especímenes son mis "maestros" para enseñarme a "amar". Me imagino los recuerdos que tienes desde "Colita" hasta el actual. Aunque no tengamos ánimo, ellos siempre lo tienen para atendernos.
Abrazos, y nos seguimos leyendo!

lauraolivares dijo...

emperrada vida esta... y si nos pusiéramos a pensar en todas las veces que hacemos de los demás nuestras mascotas ignoradas... cuanto amor nos falta por dar!!!

Te requiero Chino!!

Brisa Nocturna. dijo...

Me quede de una pieza al final!..un cachorrito :D!
Tanto amor oculto en las cosas cotidianas,esas que pensamos nos "joden", cuando en realidad nos dan luz.
Un abrazo Yuan.

pd:gracias por el mensaje, por tus palabras y por el poema.aqui seguimos.

Yuan dijo...

Laura:
Aqui en NY percibo muchos a quienes tratamos como "mascotas ovidadas". Pero tambien son muchos que son maestros del dar. Desde la óptica de un cachorro diría: "enhombreada vida esta".
Te requiero (bis).

Betty:
Me gusta la imagen: una luz que nos "jode" pero que da luz.
Tambien me puedes escribir por el e-mail, cuando quieras. A tu orden.
Abrazo!

agents000 dijo...

chevereeee!!... muy buena historia XD.... me hizo recordar... akella mascota q me recibia de la misma manera... y aunq antes la olvidaba... hoy q ya no esta recuerdo... lo mucho q lo qeria... buuuuu... "te extraño.... king!!" ...
abarazos!

Yuan dijo...

Hola agente Chisita:
No sé si hay un cielo de mascotas, pero si la hubiera, King te manda un abrazo...
Y yo tambien.