martes, 6 de julio de 2010

¿Indecisión?

Multitud camina velozmente, ¿ha habido un pequeño incidente?
¡Cuántos libros colocados en estantes!
Se oye una ambulancia sonando su sirena.
Hombre hojea un tomo de Edgar Allan Poe.
Trenes estacionados, ¿sin daños o con daños?
Joven curiosea en las revistas deportivas.
Dos jefes de estación controlan a pasajeros.
Chica sentada en el suelo disfruta un comic, ¿tendrá 19 años como yo?
Corrijo, no son dos jefes de estación: uno de ellos es el cobrador de vagones.
Cuatro compradores hacen fila para pagar, mi madre es la segunda.
Una pareja se abraza, parece que se quieren.
Señor pelirrojo se dispone a salir.
Altoparlante anuncia salida de tren, parece que todo está bien.
«Espectro autista» es el ejemplar que ella levanta, ¿lo comprará por mí, por el doctor?
Los dos enamorados se dan beso de despedida, hace rato que no se oye la sirena.
«¿Desea una tarjeta del club de lectores?».
Chocolates son anunciados por un vendedor ambulante.
«Por favor, ¿cuál es su nombre?».
Niño pasea con su perro.
El cajero recibe las gracias de mi madre.
Hombre con sombrero está entrando.
Mi madre, bolsa en mano, me mira con expresión impaciente.
Pasajeros apuran sus pasos.
Adentro.
Afuera.
«Pórtate como adulto, perderemos el tren si sigues jugando con la puerta giratoria».

4 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Vaya!!!! que curiosa historia...si no entendí mal, puedes leer separadas la que está en texto normal por una parte y la que está en cursiva por otra. Al final también puedes interconectarlas,
Curiosa y diferente. Me gustó Yuan.
Es divertido encontarte palabras como "altoparlante" (altavoz)...
Abrazos!!!

Yuan dijo...

Hola Paloma:
Observar lo que sucede con la puerta giratoria que da vueltas sin cesar... para mí es como un retrato de las indecisiones.

En ambos lados del charco Atlántico hay palabras que parecen divertidas para la otra orilla. :)

Abrazos!!!

Deivi a.k.a El Escribidor dijo...

¡Me gustó! Puertas giratorias que repiten lo mismo.

Yuan dijo...

Hola Deivi:
Las puertas giratorias son como parábolas que nos invitan a volver.
Saludos!