domingo, 2 de mayo de 2010

Fuga Semanal

Mientras Tiempo transcurría, Semana se encariñó ciegamente con Enero. Pero por más que intentó detener a Tiempo, Semana tuvo que soltar a su amado y cruzar a Febrero, a quien percibió insípido. Luego llegó a Marzo y lo trató con indiferencia. Siguió hasta Abril, siempre soñando con volver a Enero. En Mayo, Semana no se concentraba en sí misma sino que continuaba corriendo, empujada por el irrefrenable Tiempo. Después de Junio se vio obligada a proseguir a Julio y luego Agosto, siempre extrañando a Enero… Cuando arribó a Noviembre, ya urdía un plan para retornar a su mes suspirado. En Diciembre, Semana ya no aguantó más y llevó a cabo su escape. No sabiendo que Enero ya estaba por volver, Semana dio marcha atrás. Con esfuerzos extraordinarios retrocedió hasta Noviembre, y después Octubre, y más tarde Septiembre, Agosto y… Regresó hasta Enero. Pero lo encontró dominante, diferente: «Ya no era el mismo», pensó. Esta vez, Semana sentía que Enero la aprisionaba. Habiendo maquinado otro proyecto de escape, salió huyendo de Enero hacia Febrero. Dejándose transportar por Tiempo, Semana no se detuvo y, como gacela espantada, pasó Marzo, Abril, Mayo, siempre con miedo de Enero… Su fuga la llevó hasta Octubre y Noviembre, después Diciembre y…

8 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Ah, vaya paseo que nos has dado Yuan...eso me recuerda que somos muy "listos" y en vez de dejarnos llevar por la vida nos empeñamos en hacer lo que pensamos que mas nos gusta...Creo que enero se quedó viejo para jugar...
Por cierto ¿que tal es mayo en NY?
Por aquí ha empezado a hacer sol y las flores se abren con fuerza.
Feliz semana amigo!!

Yuan dijo...

Paloma:
Jeje! En algunos sitios de República Dominicana cuando se dice que "alguien está listo" quiere decir que se murió. :P
Mayo llegó a NY con muuucho calor (30 C). Hace menos de dos semanas estaba en 4 C).
Felices flores para ti!

Anonima Mente dijo...

muy original, este enamorado paso del tiempo, ¿por qué a veces nos quedamos anclados a un mes, a un día, incluso a un minuto?...

Yuan dijo...

Anónima Mente:
Quizás porque pensamos que los instantes felices son escasos y hay que encerrarlos (como si eso fuera posible).
Saludos!

Deivi E. dijo...

Siempre queremos retornar a un momento en el tiempo que no volverá y cuando intentamos rehacerlo, tendemos la tendencia a encontrarnos con algo muy distinto.
Debe ser por eso que Dios nos dio días imparables, indetenibles, irrepetibles. Te saludo Yuan desde la ciudad de Barranquilla.

Yuan dijo...

Hola Deivi:
Precisamente hoy pensaba en ello y escribí este nanorrelato:

Dësëäbä lä ëxpërïënċïä dë vïvïr ën ël Sïëmprë, përö tämbïén ën ël Nünċä. Nö lë qüëdó más rëmëdïö qüë ċälċülär ël prömëdïö. Vïvïó ël Ahörä.

Abrazo desde el pie de algún rascacielo!

Juan Vásquez dijo...

Este cuento me parece sensacional!

Yuan dijo...

Hola Juan:
Yo mismo me fui enredando mientras escribía el cuento. :D
Qué bueno que te gustó.
Nos leemos!