domingo, 26 de julio de 2009

Crónicas policiales

El Relacionador Público de la Policía reporta sobre el apresamiento de Abrahán, de avanzada edad, quien fue acusado de «secuestro e intento de homicidio». La víctima es un menor cuyo nombre no se revela para proteger su identidad. Fuentes no oficiales alegan que el niño es hijo del acusado, aunque han surgido datos que ponen en duda tal afirmación: el apresado presenta el perfil de una persona de más de cien años de edad.
Gracias a la denuncia de una llamada anónima, la Oficina de Protección al Menor fue alertada de esta tentativa criminal. Las autoridades actuaron de inmediato y encontraron al nombrado Abrahán con arma en mano y al infante amarrado sobre una roca.
Informes de último minuto dan cuenta de que la Fiscalía ha levantado nuevos cargos contra el imputado: «poligamia y paternidad irresponsable». Al parecer, una mujer se ha presentado con otro niño aduciendo que ha sido extorsionada para callar sobre el incumplimiento del pago de pensiones. La parte civil constituida pedirá cadena perpetua por toda la «gravedad» del escándalo.
Mientras tanto, el niño recobrado está en manos de profesionales designados para auxiliarlo con los posibles traumas recibidos. La psicóloga asignada al pequeño afirma que, aunque éste aparenta estar en buenas condiciones físicas y anímicas, todo apunta a que ya padece del «Síndrome de Estocolmo»: «El niño parece no estar conciente de lo sucedido. Dice que su padre es el mejor del mundo. Desea que, en la cárcel, a su padre le asignen al menos una celda con ventana para ver el cielo, pues “le gusta contar estrellas”. En una terapia de juegos expresó que, cuando sea grande, “descubrirá” algo que él llama “ley de la gravedad”, pero antes será “novelista de ciencia ficción o estrella de rock”».


Título del próximo cuento: EXTRACTO DE NOTICIERO
Se posteará: domingo 2 de agosto

2 comentarios:

Brenda dijo...

:) me encanta!!! me encanta que sea estrella de ROck!!

Yuan dijo...

Jeje! Quizás porque iba a ser sacrificado "on the Rock".
Abrazo pa ti, Bren